Los cereales pagan el costo de un sistema que dejó de rotar con pasturas